Radiacion Magica
Puntuación: +4+x


El auditorio se encontraba tranquilo, los asistentes se encontraban platicando entre ellos, algunos comían y otros solo descansaban tratando de asimilar todo lo que otros conferencistas habían dicho.

En ese momento empieza a sonar una alarma muy distintiva y temida por todos, se trataba de la alarma de amenaza demoniaca, su tono estremecedor hizo sobresaltar a todos los asistentes, algunos se pusieron en guardia, mientras otros trataron de abandonar la sala, sin embargo, las puertas se encontraban bloqueadas causando aún más desesperación mientras los guardias se reían discretamente de la situación.

La pantalla de la sala de conferencias se enciende mostrando un letrero mientras la voz automática de la base repetía su contenido:

Atención, conserve la calma, situación bajo control.

Pocos segundos después entra un hombre alto y fornido vestido con el uniforme de gala de los FEM, quien tranquilamente se quita su sombrero dejándolo sobre la mesa que se encontraba en la tarima del auditorio, tras lo cuál se aclara la garganta y toma la palabra

—Disculpen lo sucedido, a veces las alarmas saltan en mi presencia, pero les aseguro que soy un amigo, sé que se asustaron, no era mi intención, se supone que los encargados de la logística del evento ya se habían ocupado de recalibrar las alarmas para que esto no pasara, vamos, tomen un poco de aire y pónganse cómodos, pues el tema del que hablaremos el día de hoy es sin duda uno de los más interesantes para quienes practicamos la taumaturgia y sus diversas formas.

—Para no empezar muy abruptamente, me presento, soy el Doctor Ásmóðr1 Orm Investigador y agente de campo, director de la Base Móvil #16, taumaturgo de nivel intermedio y oficial de Rango 5, digamos que soy descendiente de un largo linaje de híbridos de ángeles y demonios, tan largo que ya casi no queda en mi parte de esa esencia, sin embargo lo suficiente para hacer sonar las alarmas y aun así no tengo poderes o habilidades especiales por mi sangre, solo soy un taumaturgo común y corriente, uno que puede hacer activar alarmas sin querer, pero bueno, vine a hablarles de un tema de extrema importancia.

Poco a poco los asistentes fueron acomodándose en sus asientos, la mayoría ya había escuchado hablar de un doctor que lograba activar las alarmas y esta no era la primera vez que pasaba en la sede de conferencia de la agencia, y ya habían sido avisados, sin embargo en el impacto del momento pocos pudieron racionalizar la situación.

—Como agentes de AGIAT sabrán que nuestro trabajo conlleva muchos riesgos. Y con eso me refiero a la muerte o incluso algo mucho peor, pero no se preocupen pues lo que les contare hoy les ayudará a retrasar esa cita con la muerte y puedan jubilarse, canosos, arrugados y seniles.

Un joven interrumpe inmediatamente al Doctor Ásmóðr.

—¿Seniles, señor? —dijo con un tono tranquilo pero cansado.

—Claro, hijo, nuestro trabajo en la Agencia es demasiado desgastante, pero no es tan malo como puedas pensar —dijo el doctor tranquilamente antes de proseguir.

—La taumaturgia es divertida ¿verdad? es una herramienta increíble que nos permite hacer proezas maravillosas, pero no todo es tan divertido. Cuando realizamos un ritual, lanzamos un conjuro, encantamos un arma, invocamos un espíritu y en general cuando usamos la taumaturgia se produce lo que hemos llamado “radiación mágica” que no es más que los residuos mágicos que quedan tras realizar cualquier tipo de actividad taumatúrgica y en general produce consecuencias poco agradables.

»Aunque se llama radiación mágica, realmente esto afecta a los tres campos de la taumaturgia en su conjunto, es decir: Magia, Alquimia y Espiritismo, pero fue primero en la magia que se teorizó y luego se descubrió en la alquimia y el espiritismo, pero se conservó el nombre por mera tradición, además de que es en la magia donde este fenómeno es más palpable. Acá entre nos, la magia es la parte de la taumaturgia que más se presta a la indisciplina y los descuidos al ser tan basta y variada, por ello se presenta más a menudo.

»Pero, ¿qué es? Pues, en esencia, son todos los residuos de energía mágica que se liberan tras realizar una actividad taumatúrgica sin importar el tipo y las hay de dos clases: radiación pasiva, de esta no deben preocuparse mucho esta radiación no libera la suficiente energía como para producir algún tipo de efectos perjudiciales a largo plazo a un ser humano o seres semejantes sin embargo puede alterar en mayor o menor medida el entorno, como el aire, el agua, algunas plantas, animales pequeños, insectos, y algunos tipos de células y bacterias, la piedra, la pintura, y otros elementos.

»Y por el otro lado, está la radiación severa; esta posee una gran carga energética y puede producir efectos significativos. A esta se le debe de prestar especial atención, pues es de esta la responsable de las cosas más desagradables de la taumaturgia, como las mutaciones, afecta a todos. Pero lo considerado severo varía de especie a especie. Así como ciertos seres soportan la radiactividad más que otros.

Una chica alza la mano en ese momento.

— Si, ¿qué sucede? —pregunta Ásmóðr mirando tranquilamente a la chica.

—Disculpe, señor —dice ella algo nerviosa— ¿y exactamente como se produce esta radiación?

—Excelente pregunta —dice él sonriendo—, justo iba para allá.

»Verán, cuando las partículas místicas interactúan con la materia se generan vínculos taúmicos entre los átomos y partículas subatómicas que lo conforman, formando así materiales místicos. Sin embargo, como ocurre con los elementos radiactivos de la tabla periódica, algunos no son muy estables y se degradan con el tiempo, y cuando estos vínculos taúmicos se rompen, se libera la energía contenida con el paso del tiempo. Esto es es la radiación mágica de origen natural, que produce fenómenos geológicos de naturaleza alquímica. Aunque la acción de un taumaturgo o una máquina especial podría acelerarlo, por accidente o con algún propósito en mente.

»Igualmente, energía es requerida para realizar distintas actividades, pero como saben ningún sistema es totalmente eficiente, y eso incluye a la taumaturgia pues de toda la energía utilizada, solo una parte es aprovechada, mientras que el resto de la energía se disipa en forma de radiación mágica. Esta forma de radiación mágica es de la que todo taumaturgo debe tener siempre respeto y cuidado, pues lidiará con ella durante toda su vida.

Algunos de los asistentes parecían nerviosos.

—Tranquilos, por realizar un simple hechizo no va a pasarles nada malo siempre y cuando lo hagan bien, por eso es importante saber lo que se hace cuando usas la taumaturgia, pues si haces bien lo que debes de hacer el impacto causado por los residuos mágicos serán mínimos; pero si fallas, te equivocas o en general algo no sale como debe, sin duda pagarás las consecuencias. Por ejemplo, uno de nuestros conferencistas, el Dr. Llamas, su cuerpo no produce sombra y no hace ruido al caminar, esto es sin duda efecto de la radiación mágica, un hechizo de sigilo de gran poder realizado de una forma no muy correcta que digamos. Así que cuidado con lo que hacen, jamás se confíen. Deben tomarse la taumaturgia con mucha seriedad.

»Pero, ¿por qué ocurre esto? Pues bien, es debido a que una comprensión mayor de la taumaturgia realizada y la correcta ejecución de los ritos, hechizos, encantamientos, entre otros; hará que la energía taumatúrgica se aproveche lo mejor posible. Sin embargo, cuando los procedimientos salen mal, es menor la energía aprovechada. Esto no solo hace que tu hechizo o encantamiento sea menos eficiente, sino que que habrá más energía liberada en forma de radiación.

»Pero saben, existen otras fuentes de radiación mágica. No solo por lanzar un hechizo incorrectamente. En general, exponerse a una gran energía mágica o por mucho tiempo suele producir efectos negativos o indeseados. Para poner un ejemplo, están los patriarcas de las escuelas de la magia que seguro que muchos de ustedes los conocen ya que son agentes aplicados… espero. Verán, los patriarcas han estudiado por tanto tiempo y con tanta intensidad su respectiva rama de la magia que la radiación mágica los ha cambiado drásticamente, por ejemplo, la matriarca de la escuela de la magia natural ha pasado de ser un humano a ser un hibrido entre mujer y planta, o también el patriarca de la escuela dorada, cuya cara ha terminado convirtiéndose en una máscara de oro, sin duda la máscara más cara de la historia. Aunque si le preguntan a taumaturgos sumamente metódicos como el Dr. Wiki probablemente les digan que fue porque hubo riesgos innecesarios y muchas fallas pasadas por alto en sus investigaciones pasadas y ahora pagan las consecuencias.

»Pueden sufrir también los efectos de la radiación mágica de forma indirecta. Por ejemplo, en un sitio donde haya tenido lugar una batalla mágica especialmente violenta; el suelo cambiará y se alterará, así como quien permanezca cerca, pues los residuos dejados por muchos magos especialmente agresivos y enojados descargando su poder unos contra otros no deja indiferente a nada ni a nadie. Estar en lugares así por sí solo ya es peligroso, así que nada de exploración urbana en sitios con actividad taumatúrgica singular.

»Por otro lado, portar objetos mágicos como armas encantadas, amuletos, entre otros, también pueden provocar estos efectos. Un caso muy popular es la de las armas chinas conocidas como Chakram, un par de estas en concretas fueron imbuidas de energía mágica para hacerlas más letales que si bien funciono, su portadora, una princesa china llamada Xiang Wen Yu, termino volviéndose loca por el uso prolongado de estas armas; tanto es así que termino eliminando la población entera de una aldea antes de ser abatida por las fuerzas del emperador. Otro caso conocido es la máscara de Taethios Scaros, una máscara especial que hacía que las personas confiaran ciegamente en su portador, sin embargo, funcionaba liberando energía mágica afectando no solo al portador quien generalmente sufría mutaciones sino a los contertulios del mismo. Sin embargo el riesgo de portar objetos encantados se da cuando el encantamiento es mal realizado, sin las debidas precauciones y procedimientos, de manera que ha fallando causando efectos secundarios o incluso objetos considerados malditos, o cuando la naturaleza del encantamiento provoca que inevitablemente se desprenda mucha radiación mágica del artefacto. Si el artefacto tiene encantamientos estándar y realizado de la manera correcta, deberían estar bien mientras sepan lo que hacen.

»Otra forma conocida de ser afectado por radiación mágica especialmente peligrosa se trata de estar en contacto o cerca de cadáveres de seres o criaturas mágicas especialmente poderosas o que estuvieran imbuidas por energías taumatúrgicas, un caso muy conocido fue la cuidad de Meinheim donde todos sus ciudadanos se volvieron locos y se trasformaron en seres… poco agradables a la vista, y como algunos ya sabrán las fuerzas de la agencia tuvieron que purgar toda la cuidad , el evento de a cara al público se hizo pasar por un terrible caso de histeria colectiva donde al final los ciudadanos se mataron los unos a los otros; pero la realidad es que el cadáver de un demonio se encontraba en los acueductos de la cuidad y aunque estuviera muerto su cuerpo seguía emitiendo energía mágica con lo que con el tiempo provoco estos terribles sucesos. Y como estos muchos más y no solo con cadáveres, fuentes de mana, o incluso demonios y otras criaturas mágicas poderosas.

El doctor Ásmóðr para unos segundos y suspira profundamente.

—¿Me siguen hasta ahora? ¿alguna pregunta? —dice mirando de lado a lado el auditorio.

Un hombre viejo levanta su mano pesadamente.

—Yo tengo una pregunta doctor —dice el viejo lentamente y con voz ronca.

—Claro que ocurre —responde el felizmente.

—¿Existe algún modo de protegerse de la radiación mágica? —pregunta el anciano poniéndose de pie.

—Por favor, no se levante amigo, con gusto le responderé.

»Existen distintas medidas para prevenir los efectos negativos de la radiación mágica , o por lo menos reducir sus impactos, cosas como el protocolo de eliminación de residuos taumatúrgicos: consiste en la utilización de determinados ácidos para eliminar los cadáveres de criaturas y seres mágicos, también esta como les dije en un principio, la correcta realización de hechizos y rituales que disminuye los niveles de radiación mágica que dejan, también se están desarrollando un tipo de trajes basados en escamas de dragón para proteger a los usuarios de la radiación. Además, se ha notado que el uso de determinadas energías taumatúrgicas puede anular los efectos de energías que se podrían considerar «contrarias», también se ha empezado a desarrollar un tipo de aceite hecho a base de las finas escamas de alas de los pixis pues se especula que es bastante eficiente para este propósito.

»Se ha notado que ciertos seres como los hechiceros, que de por si nacen con gran afinidad a la magia, son menos susceptible a la radiación mágica. Aunque aún no se sabe del todo porqué esto es así, se sabe que tiene que ver con su naturaleza mágica, estos son considerados seres mágicos y unos especialmente raros y como seres mágicos sus cuerpos producen radiación mágica pasiva, esta radiación mágica producida por los hechiceros y otros seres mágicos ha sido denominada interna o natural, en contraste de la que se produce fuera de ellos llamado externa, y cuando un hechicero entra en contacto con radiación mágica externa, la interna actúa produciendo una especie de barrera mágica de forma natural que reduce considerablemente los efectos de la radiación mágica, y aunque este fenómeno se ve en otros seres mágicos, es en los hechiceros donde es más evidente y fuerte.

El Doctor Ásmóðr hace una breve pausa y piensa.

» Realmente los hechiceros no son seres aparte del resto de humanos, sino individuos especialmente excepcionales dentro de la especie humana con un don mágico innato tan fuerte que puede aprovechar mejor la energía mágica liberada, al punto de que son bastante afines a los seres mágicos, al menos esa es mi razonamiento.

»Así que ahí lo tienen queridos colegas, la taumaturgia no es un juego, es una herramienta que hay que tratar con sumo cuidado. Si, a veces es genial, lo sé, pero todo lo que hacemos tiene consecuencias, por eso en las escuelas mágicas se limita el uso de la misma, por eso a ustedes se les entrena en espacios especialmente diseñados, porque les tenemos aprecio y no queremos que se conviertan en un engendro descerebrado por realizar mal un hechizo o encantar mal una herramienta, concéntrense en su tarea y cuando realicen un hechizo no intente hacer algo que objetivamente este más allá de sus capacidades y con un poco de suerte podremos vernos las caras otro día.

El Doctor Ásmóðr hace una breve reverencia, recoge su sombrero y se marcha, sin embargo las puertas se bloquean mostrando un aviso de riesgo de presencia demoniaca.

— ¡Oh, vamos! Se supone que este asunto ya había quedado claro. ¡Abran la puerta ahora!

La puerta se abre y Ásmóðr sale indignado de la sala.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License